Ir al contenido principal

San Valentín, seguridad y estética

El pasado día 14, San Valentín, dice el calendario que era el día de los enamorados, si bien esto último tiene que ocurrir 365 días al año. El caso es que ante una fecha así, suele ser habitual algún detallito, una buena excusa para un regalo...

                                 Aitor ropa San Valentín

Y yo tuve mi ración de San Valentín. Entre otras cosas, un regalo de mi querida novia, pero que también podría decir que es de Sergio. Y digo ésto porque el fue consejero, en parte lo eligió, y será quien más me vea sacándole partido. Es por ello que le doy las gracias públicamente, aunque dejo claro que Bilbao. Open Tourism no es más que una unión de emprendedores, y punto. A pesar de que a mi móvil llame mas Sergio que ella.

De paso, he sumado algo de ropa reflectante a mi oscuro vestuario runner, que acostumbraba a variar poco del negro. Ahora, puedo decir que seré visto si o si, más ahora que nos hemos aficionado a las escapaditas nocturnas con frontal, con lo que la seguridad se hace más imprescindible que nunca.

Y por último, he añadido a mi repertorio un accesorio que hasta hace poco no necesitaba pero que ahora me va a servir de mucho. Y es que por desgracia, un pequeño accidente casero me abrío una importante brecha en la cara, con lo que ahora toca taparse del Sol para evitar en la medida de lo posible una curiosa marca. Nada como una gorra, también de color distinto al negro y reflectante, para taparme del astro rey en favor de la estética.