Ir al contenido principal

La medicina del 4.16

Ayer salí a entrenar de nuevo por asfalto. Hacía por lo menos dos meses que no salía por la ciudad y la verdad es que después de entrenar muchas semanas por el monte con el frontal calado sobre la cejas, echaba algo de menos correr rápido.

Trail Running vs Asfalto

Como sabéis, en las últimas semanas hemos estado preparando una carrera que se celebrará el 15 de marzo en Larrabetzu y lo cierto es que además de estar un poco cansados de la noche, el frontal y de hacer el mismo circuito día tras día, también estaba un poco bajo de moral ya que cuando fui el pasado sábado a testar una parte del circuito no hice un buen entreno y acabé con malas sensaciones. Necesitaba algo que me subiera la moral.

Además del placer de volver a correr rápido, otro de los placeres que encuentro de volver al asfalto es el de poder dejar la mente en blanco. Mientras entreno por el monte tengo que ir súper concentrado en el camino, ya que una mal pisada puede dar al traste con la preparación.

El entreno de unos 12-13 kms que hicimos ayer fue muy bien, con buenos ritmos y buenas sensaciones lo que me ha ayudado subir un poco la moral. Espero hacer una buena tirada larga el sábado y afinar algo más la preparación de cara a la carrera.

Así que recomiendo muy fervientemente bajar del monte de vez en cuando y correr a ritmos rápidos. Esa es la mejor medicina. Ahora volveré con más ganas a ponerme el frontal.