Ir al contenido principal

Crónica de Sei Izar Herri Krossa

Ya quisieran muchas carreras del panorama nacional llegar a la 36 edición batiendo records de participación como lo ha hecho el Sei Izar de Santutxu el pasado 6 de enero. Gracias en parte a todos/as los quenos dedicamos a hacer patria y a dar el valor que se merece a la prueba.

Sei Izar












Calentamiento

Tal y como se esperaba, la jornada apareció en calma y hasta calurosa por mor del viento sur que se ha instalado entre nosotros este otoño, así que era de prever una gran afluencia de atletas y de espectadores.

La sospecha se confirmó durante el calentamiento, con una campa de Basarrate hiperpoblada. Es momento de saludar y de recordar a las viejas amistades. Postureo runner.
Media mañana de un día caluroso y además hemos venido trotando desde casa, por lo que tampoco hacer falta calentar demasiado. Unos minutos de trote, unos estiramientos y directo a la línea de salida.


La carrera

Como el día anterior durante el partido Real Sociedad - Athletic hemos realizado una cata de cerveza Paulaner no me encuentro en las mejores condiciones para correr, por lo que pacto con mi compinche Rafa que un ritmo de 4.30-4.40 nos va bien hoy. Está bien, él tampoco tiene muchas ganas de correr. Por la sombra y sin forzar.

Nos colocamos en la zona media del pelotón y el primer kilómetro o kilómetro y medio lo hacemos casi parados. Hay mucha gente y no se puede subir el ritmo. De hecho, vamos casi parados.

No sé si por el dorsal, si por las cuestas, si por correr en el barrio...pero poco a poco la orina se va calentando. El pelotón se va estirando y ya se corre más a gusto. El ritmo sube, los latidos se desbocan y el corazón sube a la boca en la cuesta arriba.

Salimos de Santutxu dirección Bolueta, de ahí la vuelta al poli de txurdi y salimos al parque. Cuesta recuperar la respiración tras cada rampa. Se acerca la última y temida rampa de Marques de Laurencín. Esprinto a tope y me tiro a meta sin aliento. Paro el crono en 31.48. No venía a forzar pero una vez que te pones el dorsal...