Ir al contenido principal

Fetiches, manias y running...haberlas, hailas

Tras el anterior post de mi maestro Sergio, he de decir que aunque el no tenga ninguna de esas cosas que titulan ese post y esta segunda parte, resulta que igual yo si soy algo más raro, ya que tengo alguna que otra manía o fetiche.

Como manía, podría decir que tengo una un poco rara derivada de mi mala pisada con las rodillas algo hacia dentro. Así pues, a veces rozo un pie con el gemelo de la pierna contraria, lo cual a veces me da picor si lo hago tan solo con la puntita de los cordones. Y si lo normal sería volver a rozar para rascarse, resulta que casi inconscientemente intento hacer lo mismo pero con la otra pierna. Como si provocar picor en la pierna contraria aliviara el primero...

Aparte de eso, ya he dicho muchas veces que yo vengo del mundo del baloncesto. Aquella época era de pantalón ancho y lo más largo posible, a medio culo. Ahora en cambio, soy de pantalón corto, o mallas, todo ello colocado a su debida altura, en la cadera. Y sobre todo al correr con pantalón, a veces aun tengo un leve "tic" que me lleva a tirar de los pantalones hacia abajo, en un gesto de ponerlos a medio culo como antaño.




Y como fetiche, si no he entendido mal el siginificado de la palabra, diré que mi objeto fetiche va conmigo desde un 21 de octubre de 2012 si mal no recuerdo. Era sábado, noche, llovía. Y este objeto fetiche fue testigo directo de mi primera marca en una carrera. Bailó al ritmo de mi zapatilla durante 1h 24´ en la media nocturna de Bilbo, y desde entonces hemos sido inseparables. El día que se caiga, sentiré que algo me falta...mientras, disfrutará de la compañía de un familiar cercano, que bailó con mi otra zapatilla durante 1h y 18´ durante la Behobia - San Sebastian 2013. Me refiero a los chips.