Ir al contenido principal

El otro "Ensanche" de Bilbao

La zona existente entre la calle San Francisco y la ría es un espacio urbano ordenado. Aparecía dentro del plano del Ensanche de Bilbao (1876-1920), aunque su construcción no se hizo de acuerdo con lo proyectado, ya que los dueños de las fincas consiguieron obtener un mayor aprovechamiento edificatorio de las manzanas. 

Por esa planificación y por seguir el modelo de la cuadrícula, las calles que lo forman -Dos de Mayo, Hernani, Bailén, General Castillo y Lamana- recuerdan a las del Ensanche. No obstante, la proximidad a las minas y a zonas industriales y conflictivas le restó atractivo para las clases altas de la sociedad, que se asentaron al otro lado del ferrocarril. En su lugar fue la pequeña burguesía la que lo eligió como destino. 

Las fachadas, con su bello juego rítmico de miradores y balcones, la ornamentación y los materiales, emulan la arquitectura del Ensanche bilbaíno. Igual que allí, los miradores son un símbolo de la forma de vida burguesa: ver y que no te vean, elemento de confort, dominio de la calle y participación discreta en su vida.

Existen notables edificios, construidos por destacados arquitectos, autores también de casas para la alta burguesía. Cabe citar la casa de vecinos en estilo ecléctico en la esquina entre las calles Lamana y Hernani (Enrique Epalza, 1889); o el edificio modernista del “Café Nervión” en el muelle de la Naja, 7 (Calixto E. Amann, hacia 1907). Por otra parte, la interesante lista de viviendas construidas por maestros de obras (equiparables a los aparejadores actuales) confiere una gran singularidad a este sector de Bilbao. Se puede citar a Daniel Escondrillas, Domingo Fort, Hilario Iturrioz, Pedro Peláez, Lope de Uribe.

El edificio ecléctico situado en esta dirección es quizás una de las obras más sobresalientes del patrimonio arquitectónico del barrio. Fue construido en 1886 por el maestro de obras Pedro Peláez. Destacan en él su magnífico mirador curvo, el repertorio ornamental de reminiscencias neoárabes y, sobre todo, sus máscaras de inspiración centroeuropea.
(Fuente: www.bilbao.net)
Con los tours "Bilbao Histórico" y "Camino de Santiago en Bilbao" podrás conocer esta excitante parte de la ciudad mientras entrenamos.