Ir al contenido principal

Incumplir la Religión del Runner tiene consecuencias

Hoy he hecho algo que probablemente va contra la religión del runner. No me siento muy orgulloso de ello pero cuando entrenas en serio para un marathon hay que renunciar a cosas.

El caso es que una compañera de mi grupo de entrenamiento había hecho una convocatoria para entrenar hoy y aunque tenía pensado salir, no he contestado. El caso es que cuando he comenzado el entreno me la he cruzado y me ha dicho de todo con la boca y con los ojos...

Aun teniendo claro que haber entrenado juntos no me hubiera aportado nada en el momento de la preparación para el Marathon de Donosti en el que estoy. Sin embargo, no puedo evitar sentirme un poco culpable ya que yo muchas veces he hecho ese tipo de convocatorias y gente de todos los niveles ha respondido.

Para recordarme que hay que tener respeto por la religión del runner y cumplir sus preceptos, he sufrido un accidente cuando corría por Zorrozaurre ya que me he tropezado con algún alambre metálico que no he sido capaz de encontrar después y me he raspado la mano derecha y el antebrazo. Sin duda ha sido el karma cósmico el que me ha castigado por pecador.
El próximo sábado la gente de @aturitmo han hecho una convocatoria para desvirtualizarnos y entrenar. Será el sábado a las 10 de la mañana en la explanada de la entrada del Euskalduna. Pese a haber dicho inicialmente que si, creo que me voy a echar atrás ya que el domingo tengo una tirada de 30 y no quiero gastar nada.

Espero que el Dios de runing no me castigue de nuevo.