Ir al contenido principal

Gastrocentrismo

 
Este fin de semana hemos estado con la familia y la cuadrilla en una casa rural cerca de Cabezón de la Sal. Lo hemos pasado bien visitando Cabezón de la Sal, Comillas, San Vicente de la Barquera y Santander, aunque como era una zona que ya conocíamos de anteriores excursiones, hemos estado más centrados en el turismo gastronómico y enológico, que en el cultural.
 
Es curioso como cuanto más mayor te vas haciendo, más importancia va adquiriendo la comida. Tal es el valor que le damos los adultos que podríamos hablar de un verdadero gastrocentrismo. Cuando apenas hemos acabado el desayuno ya estamos pensando en donde vamos a comer y mientras comes, ya estas llamando por teléfono para reservar para la cena. Si estas dando un paseo seguro que te paras en las tiendas de productos locales para ver qué te puedes llevar a casa.
 
En el plano deportivo el fin de semana ha pasado factura en el camino al Marathon de Donosti. El viernes hubo que pegarse un madrugón de aúpa para hacer un entrenamiento de calidad de 15 kms a ritmos de 4.30 y 4.20. Hoy no ha habido tanto rendimiento ya que he sufrido los excesos del fin de semana y apenas han salido 10 kms en 45 minutos.
 
Tocaba 1 hora 45 minutos de rodaje largo pero como tenía tan malas sensaciones y me sentía tan cansado he decidido ser conservador, acortar el entrenamiento para tratar de no gastar mucho y recuperar mejor, volver a un estilo de vida más espartano y tratar de recuperar las buenas sensaciones de la semana pasado a partir de mañana. Aun así, ha salido una semana de 50 kms sin tirada larga. No está tan mal.