Ir al contenido principal

Una de fallas, política, católicos contra protestantes y una burbuja de aire

En Donostia, que está siendo mi campo de entrenamiento en las últimas semanas, he tenido hoy tiempo de entrenar con un amigo en un recorrido de unos 8 km. que ha dado para temas variados.

La charla ha comenzado mientras subíamos unas cuantas cuestas. Estando en Aste Nagusi, la cual pronto llegará a Bilbao, los fuegos artificiales son aquí el emblema, junto con el helado. Comentando los de ayer, valencianos de mucho color y ruido, hemos entrado en el tema de las fallas. Mi acompañante de hoy conoce bien esa fiesta, y afirma que aborrece la pirotecnia tras varios años allí. Es algo que no puedo entender, ya que el ruido que provocan esas explosiones policromáticas me llena de energia. Pero habiendo vivido unas fallas, con días y semanas rodeado de explosiones y ruido, seguro que es posible llegar a tal punto.

Arriba ya de la cuesta, con calles amplias y largas al frente, hemos entrado en una fase de llaneo. Iguálmente, la conversación ha bajado de la intensidad del tema pirotécnico a otro no menos explosivo, pero que hemos tomado con calma. No es otro que la política en las fiestas. Y de sobra sabemos de lo que hablamos, más aún con la reciente polémica aun por resolver que rodea la Aste Nagusia bilbaina. Como digo, corriendo a 5 min./ km. nuestra conversación tampoco ha tenido un ritmo mucho mayor. 

De la zona de llaneo, en la cual hay varios hospitales, hemos pasado a una bajada. Y quizás uno de esos centros médicos me hubiera venido bien, porque mi forma física también ha hecho una fuerte bajada. Para aliviar el sufrimiento, hemos continuado charlando y derivando el tema a nacionalismos y religión en Irlanda y Reino Unido. Y todavía más ameno ha sido hacer aportaciones cinematográficas de grandes películas como "En el Nombre del Padre" y "El Viento que Agita la Cebada". (En el anterior comentario van dos recomendaciónes implícitas).

Pero como bien dicen en las retransmisiones del Tour de Francia, ha llegado el del mazo y me ha dado bien fuerte. Un dolor en el riñón derecho que me ha obligado a pararme dos veces, para acabar trotando muy suávemente hasta el final del circuito. Y es que, aquí viene el cuarto elemento del título del post: la burbuja de aire. Mi compañero tenía la explicación de eso que llamamos flato, o algo parecido, y que ha sido provocado segurámente por hablar durante la carrera. Y es que cuando ésto ocurre, una burbuja de aire se forma en el riñón, si no me equivoco, provocando un fuerte dolor hasta que explota. Y como a la hora de escribir este post ya no duele, debe ser que ha explotado.

Como veis, un post muy circular, empezando con fallas y acabando con burbujas, que también explotan.

Conclusión: debo correr en silencio, así por lo menos seré un buen oyente.

Salud y kilómetros!